Sabiduría para impartir
La sabiduría para impartir es un regalo muy especial. Cada uno de nosotros tiene dones espirituales que ofrecemos a los que nos rodean. Cuando nos tomamos un momento para considerar lo que nuestra experiencia nos ha enseñado, pronto nos damos cuenta de que somos seres espirituales sabios. ¿Cuál es tu consejo más sincero? ¿Cuál es tu legado? Tomarse el tiempo para descubrir nuestros valores y creencias centrales es una forma poderosa de identificar nuestras fortalezas y aprender de lo que podemos percibir como nuestras debilidades.

La sabiduría se gana, a menudo a través de los desafíos de nuestras vidas. Lamentablemente, muchos de nosotros nos quedamos atrapados en las tragedias y nunca nos damos cuenta de la riqueza de la sabiduría que hemos adquirido. De hecho, a veces seguimos tan cautivados en nuestros propios dramas que todo lo que hacemos es reciclar el dolor en escenarios ligeramente diferentes. Entonces, ¿cómo encontramos la fuerza para la transición de la locura a la gran sabiduría?

Incluso los más sabios entre nosotros no son perfectos y es probable que aquellos sabios que han sufrido mucho, lo hayan hecho por sus propias decisiones. Por lo tanto, es cierto que a menudo solo escuchamos a aquellos que han "estado allí". Los sabios comienzan sus lecciones enseñándonos a confiar. Confía en el Creador del universo y confía en nosotros mismos como extensiones de esa energía todopoderosa. Muchas de las grandes tradiciones espirituales del mundo nos enseñan a comenzar con la respiración. ¿Qué es lo primero que se le pide a alguien en estado de pánico que haga? Respirar. Independientemente de lo que creamos acerca de nuestra alma y espíritu, nuestra respiración está íntimamente conectada con todos los aspectos de nuestro ser.

La respiración es gratis. Es el comienzo de una transformación real, tanto para uno mismo como para el mundo. Todos tenemos sabiduría para impartir y todo comienza con la conciencia de la respiración. Los maestros enseñan que no necesitamos buscar fuera de nosotros mismos. Una de las formas más poderosas de hacer esto es seguir conscientemente tu respiración. Al inhalar, simplemente tenga en cuenta que está inhalando. Mientras exhala, simplemente tenga en cuenta que está exhalando. Pruebe este ejercicio durante unos diez minutos, al menos tres veces al día. Le ayudará a reducir la velocidad y tomar conciencia de la corriente constante de pensamientos automáticos y reacciones emocionales en las que todos estamos atrapados.

Incluso en medio de la calamidad, tomarse un momento para darse cuenta de su respiración le brinda claridad instantánea en el momento presente. Como ahí es donde te encuentras con el Creador, en la quietud. Es a partir de este momento que te das cuenta de la sabiduría de tus antepasados ​​y eres capaz de impartir sabiduría desde tu propia vida, aquí y ahora. Nuestros sabios antepasados ​​sabían de los dones espirituales que todos tenemos que compartir.

Según los pueblos nativos, el espacio sagrado es el espacio entre la exhalación y la inhalación. Caminar en equilibrio es tener el cielo (espiritualidad)
y Tierra (fisicalidad) en armonía.



Instrucciones De Vídeo: Una broma del maestro. Cuentos con Sabiduría por Ramiro Calle (Noviembre 2022).