Caminando para mejorar el sueño
Dormir es un regalo precioso. Tiene maravillosas propiedades restauradoras y necesitamos un sueño adecuado todas las noches para restaurar nuestros cuerpos. Según las estadísticas, el veinticinco por ciento de las personas padecen algún tipo de trastorno del sueño. Muchas personas tienen dificultad para conciliar el sueño o dificultades para dormir durante toda la noche. Si no está durmiendo lo suficiente, estará estresado e incapaz de realizar sus tareas diarias como debería. La falta de sueño lo hará más propenso a enfermedades como la presión arterial alta y la diabetes. Le conviene mejorar la duración y la calidad de su sueño nocturno.

La cantidad de sueño que necesitamos depende de la edad. Los bebés necesitan unas dieciséis horas de sueño por día y algunos adultos necesitan tan solo cinco horas de sueño, pero el promedio es de siete a ocho horas. Cuando está descansado adecuadamente, está de mejor humor, disfruta más de la vida, realiza sus tareas diarias con más vigor y reduce las posibilidades de tener accidentes.

Una caminata diaria es una solución simple y fácil al problema del sueño perturbado. Si sufre inquietud o insomnio, caminar regularmente ayudará a mejorar la situación. La exposición al sol y al aire fresco nos ayuda a dormir mejor.

Caminar es una excelente forma de ejercicio aeróbico. Caminar al menos tres veces por semana durante al menos treinta minutos por día lo ayudará a dormir más y lo ayudará a conciliar el sueño con mayor facilidad. Sin embargo, no camine demasiado cerca de la hora de acostarse. A medida que el ejercicio le da energía, es mejor caminar por la mañana o temprano a la tarde. De esa manera su cuerpo estará relajado antes de acostarse.

El ejercicio produce un aumento de la temperatura. Después del ejercicio, su temperatura continúa bajando durante algunas horas. Es este aumento y disminución de la temperatura corporal lo que facilita conciliar el sueño. Caminar permite una transición más suave de una fase del sueño a otra y le permite pasar más tiempo en la etapa más profunda del sueño 4. Además, la fatiga muscular en las piernas después de caminar actúa como un tranquilizante y te ayuda a conciliar el sueño más rápidamente.

Cuando camines elige una ruta interesante. Esté alerta a lo que sucede a su alrededor. Escuche los sonidos, observe pájaros y animales. Cambia tu ruta regularmente para que no te aburras. Salude y hable con otros caminantes cuando pueda. Comportarse de esta manera estimula su cerebro, lo que a su vez es otra ayuda para dormir mejor.

Tomar un baño caliente al final del día lo relajará antes de dormir y evitará el alcohol y la cafeína antes de acostarse, ya que ambos son estimulantes y anularán cualquier beneficio obtenido de su caminata.

¡Disfruta de tu caminata y duerme bien!

Instrucciones De Vídeo: 10 consejos para dormir bien y mejorar el insomnio (Septiembre 2022).