Yoga y veracidad
En esencia, el yoga es una modalidad de curación que busca encontrar la unión entre la propia vida y el resto del mundo. Asana es importante, pero no puede curar la vida en ausencia. Seguir el camino del yoga significa trabajar con las ocho extremidades de Patanjali: asana sí, pero también comportamiento (el yamas y niyamas), técnicas de respiración o pranayamay meditación (pratyaharao retraimiento de los sentidos; dharanao concentración; y dhyanao contemplación), todo lo cual lleva a Samadhi, o la dicha que proviene del autoconocimiento y la conexión con el resto de la creación.

Como yogui / ni, por lo tanto, la conducta de uno es importante. El primero yamao la restricción es ahimsao no violencia. Al perseguir una vida que, parafraseando el juramento hipocrático, primero no hace daño, uno aprende a mirar cada acción y cada palabra. El segundo yama sigue a buen ritmo; está satyao veracidad. Al trabajar con este concepto, uno aprende el valor de un filtro verbal y cuándo usarlo.

En la vida diaria, hay muchos tipos de verdades, pero no todas se ajustan a la definición de satya. Es importante tener en cuenta que la verdad es a menudo un concepto relativo, y que la verdad personal de uno puede ser diferente de la de otra persona. Los juicios de valor no se consideran "verdades" en este punto de vista. De hecho, a menudo son un intento mal formulado para satisfacer las necesidades o deseos de uno y pueden ser perjudiciales para las relaciones si no se moderan con precaución. La practica de satya por lo tanto, puede entenderse como un discurso juicioso, de elegir palabras con cuidado para que no engañen pero tampoco infrinjan violencia.

A veces, hay verdades difíciles de compartir que causarán dolor. ¿Cómo entonces hablar con satya? La clave es abordar la situación con tacto, sabiduría y amabilidad. Obviamente, esta es una tarea muy difícil, que requiere práctica. Tal vez se necesita algún tipo de ensayo, o una oración antes de hablar. Quizás lo mejor que puede hacer es esperar antes de tener la conversación. Quizás la respuesta no sea cómoda, y un objetivo es permanecer en el momento sin ser reactivo. Todas estas son habilidades aprendidas, y nadie manejará todas las situaciones a la perfección. La clave es ser cada vez más consciente del poder de las palabras y las diferentes formas en que se puede compartir información y sentimientos. En todos los casos, la pregunta esencial es esta: ¿cuál es la forma más apropiada de hablar?

Como cualquier precepto espiritual, satya requiere práctica y perseverancia. Un lugar para comenzar es durante asana práctica. Al entrar y salir de las posturas, escuche la voz interior. ¿Es simpatico? ¿Existe una verdad objetiva, o hay crítica, comparación y juicio? ¿Cómo se puede desafiar o templar esta voz para que uno se hable a sí mismo de una manera que demuestre satya? Es imposible ser verdaderamente amable y aceptar a los demás hasta que uno aprende a ser amable y aceptarse a sí mismo. Lo que los yogi / nis hacen en el tapete es un reflejo de cómo se acercan al mundo. ¿Qué se puede aprender de monitorear el diálogo interno y quizás cambiarlo para reflejar un compromiso con la no violencia y decir la verdad? La practica de satya es una forma en que el yogui / ni aprende a sanar y a difundir esta voz curativa hacia afuera.

Instrucciones De Vídeo: SIN VIOLENCIA Y CON VERACIDAD - Curso Fundamentos del Prabhuji Hatha Yoga, Clase #1: Reglas Basicas (Agosto 2020).