Muéstrale a tus cosas un amor duro
Seamos realistas: casi todos tenemos más cosas de las que usaremos. Aunque puede ser reconfortante estar rodeado de cosas, con demasiada frecuencia se convierten en una fuente de estrés, desorden e infelicidad.

Organizarse siempre implica tomar decisiones sobre lo que queda y lo que pasa. A veces, esas decisiones son fáciles y obvias, pero cuando no lo son, estar dispuesto a separarse requiere algo de determinación y un poco de amor duro. Aquí hay tres de las excusas más comunes para aferrarse a las cosas, junto con ideas sobre cómo superar cada una de ellas.

"Pero podría necesitarlo algún día"
Todos hemos dicho esto en algún momento u otro, no importa cuán oscuro o ridículo pueda haber sido el "eso" en la mano: un recipiente lleno de hilo de tejer sin tocar, el plato de servir con temática de duende, diez botellas sin abrir de alcohol. . Casi cualquier cosa puede calificar como potencialmente útil, dependiendo de cómo lo veas.

Dicho esto, la gran mayoría de las cosas que "podrían necesitarse algún día" causan más problemas de lo que valen, y terminan nunca siendo necesarios. Sí, algún día podrías decidir retomar el tejido de punto, aunque no lo has hecho durante años y mientras tanto has tomado nuevos pasatiempos; pero hasta que lo haga, ese contenedor de suministros estará al acecho, ocupando espacio, causando culpa innecesaria y acumulando polvo. Al soltarlo, liberas espacio para las cosas que realmente disfrutas hacer ahora, y liberas el estrés que surge de sentir que deberías estar haciendo un buen uso de los suministros.

"Pero pagué un buen dinero por ello"
Invertir una gran cantidad de dinero en efectivo en algo que resulta no ser tan atractivo o útil como creías originalmente puede provocar todo tipo de emociones: estrés, ira, culpa, molestia. También puede fortalecer el deseo de aferrarse al objeto en cuestión; después de todo, ¿quién quiere relegar un objeto valioso a la pila de Buena Voluntad?

Si guarda algo que no usa, o incluso necesariamente le gusta, solo porque pagó mucho dinero por él, es muy probable que el objeto sirva como poco más que un recordatorio de una compra que lamenta. Si, cada vez que miras esto, te preguntas: "¿Qué estaba pensando?" o siente una avalancha de culpa sobre el desperdicio de dinero o una compra imprudente, es hora de decirle adiós al objeto. Venderlo, dárselo a un amigo o familiar que lo usará y lo adorará, o donarlo y tomar una reducción de impuestos (si corresponde) le permitirá deshacerse de la cosa y el desorden mental que lo acompañó. .

"Pero me recuerda a [persona, lugar o cosa]"
El desorden sentimental, las cosas que nos recuerdan a las personas, los eventos o los lugares que amamos, pueden ser los más difíciles de atravesar. Con demasiada frecuencia, puede parecer que deshacerse de un objeto relacionado con una memoria también requiere deshacerse de la memoria.

Clasificar cosas sentimentales requiere que seas honesto, gentil y firme contigo mismo, todo al mismo tiempo. Primero, prométete honestidad absoluta acerca de por qué te aferras al objeto: ¿es realmente un recordatorio de un recuerdo agradable? ¿Es un recordatorio de un recuerdo desagradable? ¿Es una forma de escapar de algo difícil o desagradable en el presente? A menos que invoque un recuerdo positivo, uno que no pueda ser invocado por ningún otro medio, existe una buena posibilidad de que no valga la pena mantener el objeto.

A medida que pasas por cosas sentimentales, no te reprendas si te sientes lloroso, exasperado, melancólico, enojado o triste; todas esas emociones son de esperar. Sé amable contigo mismo y es más probable que tomes decisiones claras y honestas sobre qué conservar y de qué deshacerte. Al mismo tiempo, sé firme: no te dejes llevar tanto por la nostalgia que descubras que estás guardando cosas que no te gustan, o que están asociadas con recuerdos negativos, o que te hacen sentir mal contigo mismo o con los demás. .

La clasificación y el deshierbe implica decisión tras decisión tras decisión, lo que la convierte en una de las partes más difíciles de la organización. Si bien las tácticas de amor duras anteriores pueden no hacer que el escarda sea divertido, pueden ayudar a que sea más efectivo y menos agonizante. Recordarle que usted, y no sus cosas, está a cargo le dará una idea más clara de lo que vale la pena conservar y de lo que ocupa demasiado espacio valioso en su vida.

Instrucciones De Vídeo: 15 ROMPECABEZAS CON RESPUESTAS QUE TE AYUDARÁN A PENSAR MEJOR (Septiembre 2020).