Se ha escuchado a las madres preguntar a los niños descarriados: "¿Harían (o dirían) eso si Jesús estuviera aquí?" Está destinado a causar autodisciplina. El mismo pensamiento se usa como comodidad. "Jesús está contigo".

Este método de corrección y consuelo puede haberse utilizado con tanta frecuencia que lo tratamos de manera muy informal. Estamos aquí, lidiando con la vida y las dificultades en esta tierra. Es fácil imaginar a Jesús, lejos, en el cielo, sentado a la diestra de Dios.

¿Está Jesús lejos en el cielo, o está aquí? Él dijo: "Estoy contigo siempre, hasta el fin de los tiempos". Mateo 20:28 ¿Cómo debemos entender esa promesa?

Después de su crucifixión, Jesús demostró a sus seguidores que hay sabiduría al guiar nuestras acciones con el pensamiento de que él está aquí con nosotros.
    Como se registra en la Biblia, Jesús se apareció muchas veces a sus seguidores. Apareció en su cuerpo físico y cuando no lo esperaban.
  • Después de la crucifixión, las mujeres fueron a la tumba donde se encontraron con un ángel. Él les dijo: "Él no está aquí. Ha resucitado, tal como dijo".
    Se encontraron con Jesús en un cuerpo físico fuera de la tumba. Mateo 28: 6-10
  • Se le apareció a Simon Peter. Lucas 24:34
  • Se apareció a los once en la montaña. Mateo 28: 16-17
  • Más tarde se apareció a los once mientras estaban sentados a la mesa. San Marcos 16:14
  • Los discípulos se reunieron a puerta cerrada. Jesús vino y se paró entre ellos. Juan 20: 19-20
  • Habló con Thomas sobre su incredulidad. Juan 20: 26-29
  • Se le apareció a Peter y a los doce. 1 Corintios 15: 5
  • Fue visto por quinientos hermanos a la vez, muchos de los cuales todavía estaban vivos al escribir Corintios. 1 Corintios 15: 6
  • Fue visto por su hermano James. 1 Corintios 15: 7
  • Fue visto por el apóstol Pablo, cuando no lo esperaba porque ni siquiera creía en Jesús. Hechos 9: 1-16, 1 Corintios 15: 8

Pongámonos en el lugar de esos discípulos. Vimos a Jesús crucificado. Lo vimos morir. Estamos realizando nuestras tareas diarias, posiblemente volviendo a algunos viejos hábitos. Había sido maravilloso seguir a Jesús, pero también estresante con las amenazas y la oposición de aquellos que no creían. Ahora se había ido. Luego, sin previo aviso, Jesús aparece en la habitación, socializando con nuestros amigos o en la mesa compartiendo una comida con la familia. Es su cuerpo físico, no una visión. Te dije que me levantaría. Te dije que había más en la vida de lo que sabías. Te dije que siempre estaría contigo y que nunca te dejaría.

Esa promesa no fue solo para sus discípulos originales. Es para todos los creyentes de todos los tiempos. Su Espíritu vive en cada creyente. Él está con nosotros siempre. Él está con nosotros cuando vamos a trabajar, mientras jugamos, mientras hablamos con nuestros amigos y con aquellos que no son amigos. Él está con nosotros en nuestra soledad y nuestro miedo. Él está con nosotros en nuestros problemas y nuestras victorias. Su presencia puede hacernos gobernar nuestras acciones y palabras. Su presencia siempre nos hará experimentar una gran alegría y consuelo.

Puede que no entienda el "cómo", pero creeré sus promesas. Me aseguraré de que haya espacio para Jesús, mientras sigo con mi rutina diaria. Pondré un lugar extra en la mesa y recordaré que él está en cada conversación.




Para tu lectura recreativa.

Instrucciones De Vídeo: Josue Yrion La Presencia de Cristo En La Tempestad (Agosto 2020).