Las paradojas de Shiva
Shiva es una de las deidades más complejas y multifacéticas del hinduismo. Muchas presentaciones preliminares de Shiva lo sitúan como el "destructor", junto con "el creador" (Brahma) y "el conservador" (Vishnu). La personalidad supremamente divina de Shiva se expresa en varias narrativas, prácticas rituales y representaciones físicas. Puede ser representado como el bailarín cósmico, o en la forma anicónica del linga o como sosteniendo un arco y una flecha. Sin embargo, algunas formas contradicen directamente a otras. A continuación se presentan estas formas paradójicas que sirven como introducción a esta deidad multidimensional.

El poder de destrucción de Shiva tiene el potencial de crear miedo en la imaginación. Sin embargo, Shiva destruye por razones que en última instancia son beneficiosas. Si bien los poderes de destrucción de Shiva a veces pertenecen al universo físico, la destrucción también implica el fin de las formas ilusorias y falsas de ver la realidad (maya) para que pueda nacer una nueva era de sabiduría. Por lo tanto, para aquellos hindúes que se dedican a prácticas espirituales como ciertos tipos de meditación, Shiva se convierte en un foco de adoración, ya que es responsable de la disolución del punto de vista centrado en el ego.

Otra forma en que Shiva exhibe una personalidad paradójica es en sus roles como asceta que ha renunciado al mundo y como el apasionado y amoroso esposo de la diosa Parvati. Tiene dos hijos con Parvati, Ganesha y Kartikeya. En la sociedad hindú tradicional, el asceta es alguien que renuncia deliberadamente a la sociedad doméstica y otros deberes mundanos, como tener hijos para una vida dedicada a la soledad y la práctica espiritual.

Shiva a menudo se representa en las pinturas como un asceta, usando las telas mínimas de piel de animal de un asceta, una serpiente enrollada alrededor de su cuello y sentado en una posición de meditación. También se lo representa a menudo con su esposa Parvati junto a sus dos hijos. Dentro de estos roles contradictorios, Shiva muestra un espectro de emociones poderosas, desde calma y paz inquebrantables hasta pasión poderosa y enojo destructivo. Por lo tanto, estas representaciones paradójicas viven simultáneamente en la imaginación hindú.

Shiva también se representa como Ardhanarishvara, otra forma paradójica en la que la mitad de su cuerpo es masculino y la otra mitad es femenina. La mitad femenina es su consorte Parvati. En términos simbólicos, Ardhanarishvara encarna las energías masculinas y femeninas del universo y el equilibrio cósmico logrado a través de esta fusión de opuestos.

Muchas más representaciones y narrativas demuestran la compleja personalidad y poderes de Shiva. Una mirada solo a esas formas que son paradójicas sirve como una introducción a la multidimensionalidad de esta deidad en el pensamiento y la práctica hindú.

Instrucciones De Vídeo: Dra. Vandana Shiva (Agosto 2022).