Las mamás manejando la ira
Recientemente, mi esposo tuvo una brillante idea de la noción de ira. Había un lugar al que nuestra familia tenía que ir a la mañana siguiente, y no era un lugar al que mis hijos esperaran. Les dijimos sobre eso la noche anterior. Les dimos los detalles y la línea de tiempo y les preguntamos cuánto tiempo necesitaban para prepararse por la mañana.

Cuando los despertamos para alistarse, eran lentos. Se quejaban de la necesidad de irse. No estaban cooperando. ¿Eso te sorprende?

Me había enfermado la noche anterior y le pedí a mi esposo que se responsabilizara de preparar a nuestros hijos. Eso significaba despertarse un poco antes para comenzar a despertar y empujar a nuestros hijos a despertarse. Esa mañana, me quedé en la cama mientras él comenzó a preparar a todos.

Vi pasar el tiempo sin energía para hacer nada al respecto. Sabía que iban a llegar tarde. Le di un codazo a mi esposo para que los pusiera en marcha.

Para resumir una historia aburrida, se necesitó ira para motivarlos. Frustrado, mi esposo levantó la voz. Cuando me gruñó por empujarlo a gritar, le dije que no me desquitara. Habíamos establecido expectativas claras la noche anterior, y nuestros hijos no deberían poder salir de allí. ¿Entonces, Cual fue el problema?

Resulta que el problema era que no quería sentirse tan enojado como él. No quería usar la ira para motivar a sus hijos a hacer algo. Y estaba enojado conmigo por estar enojado porque no estaba haciendo lo que dijo que haría.

Después de que se fue, consideré lo que había dicho. Más bien brillante, y bastante obvio y simple, todo a la vez. ¿Por qué alguien querría usar la ira o sentir enojo para motivar a otros a hacer algo que quieren o necesitan que hagan? Mamás, estoy segura de que pueden relacionarse con esto: recordar las mañanas de tratar de salir por la puerta con niños que no cooperaron, tratar de intervenir en peleas entre hermanos o sentirse exasperada durante un berrinche de niños pequeños.

¿Dónde está la línea entre hacer cumplir las expectativas establecidas y enojarse cuando esas expectativas no se cumplen? Quizás, no es el acto de enojarse, sino lo que se hace con esa ira. ¿Qué es lo que te pone al límite?

En ese abismo entre hacer cumplir sus límites, reglas y solicitudes y ese lugar de ira, impaciencia y frustraciones se encuentra nuestra respuesta, y nuestro desafío.

La ira es un remolino que nos desconecta de nuestro Ser. Nos sentimos con derecho en ese espacio. Nos observamos en ese momento y simultáneamente pensamos que está mal y que nuestros hijos lo "merecen".

La ira es perjudicial y perjudica a todas las partes involucradas. Los comportamientos de nuestros hijos no causan nuestra ira. Son nuestras reacciones, nuestra historia y nuestra creencia en nuestros sentimientos lo que causa enojo. ¿Nos sentimos como un fracaso? ¿De nuevo? ¿Tenemos cicatrices infantiles que estallan continuamente? ¿Qué se necesita para superar esos momentos sin perder la calma, alzar la voz o lamentar nuestro comportamiento?

Aquí hay cinco pasos simples para superar la ira:

Examina las causas. La ira a menudo aumenta cuando sentimos que no tenemos control, cuando ya somos vulnerables al dolor o la pérdida, o cuando nos estamos centrando en lo "incorrecto". Dedique un tiempo a pensar en lo que sucede cuando se desencadena la ira dentro de usted.

Las reacciones psicológicas y las emociones que experimentamos nos impactan físicamente. Estas respuestas fisiológicas al estrés afectan nuestras glándulas suprarrenales, el sistema digestivo, inmunológico y más. Ser consciente de esto lo ayudará a manejar y redirigir sus sentimientos.

Crea una práctica simple. Pausa. Tomar una respiración profunda. Cuenta hasta diez. Comienza a cantar o llama a un amigo. Forma un hábito que te beneficiará durante esos momentos.

Deja la escena Si la situación inmediata es incontrolable, aléjese de ella. Reagrupa e intenta nuevamente. Probablemente no perderá más tiempo que si se queda y responde con ira. Un tiempo de espera para adultos es la manera perfecta de reagruparse y controlar sus emociones.

Cuídate. Lo creas o no: al comer bien, dormir lo suficiente y participar en tu propio cuidado personal, podrás manejar mejor e incluso evitar esos momentos fuera de control.

El manejo de la ira no es una solución de un día. Es un proceso y toma su compromiso. No te rindas y sigue trabajando en ello. Es factible y hay muchas mamás que han ido antes que tú en este camino. Sepa que no está sola y hable con otras madres para crear una red de apoyo para el cambio que desea crear.



Instrucciones De Vídeo: COMO DOMINAR EL TEMPERAMENTO (COMPLETO) | YOKOI KENJI (Septiembre 2020).