Karol Wojtyla - el Papa polaco
Nací en la generación que no conocía a ningún otro papa que Juan Pablo II y para quien Karol Wojtyla y el papa significaban simplemente la misma persona. Aunque todavía no había nacido cuando el primer polaco de la historia se convirtió en el jefe de la iglesia, me alimentaron las historias de mis parientes. Lo que sé es que la televisión polaca no hizo gran cosa sobre el nuevo pontificado y solo se hizo un pequeño anuncio, según la política del régimen comunista que no apoyaba el catolicismo dentro del país. Mi abuela, que hasta ahora mantiene periódicos que anuncian la elección de Karol Wojtyla como Papa, estaba muy ansiosa por compartir las noticias con alguien. Después de que se lo anunció a mi tío, quien regresó del trabajo, se apresuró con un perro a caminar para tener una audiencia más amplia al mensaje que quería transmitir.
Nadie en Polonia esperaba antes que un Papa derivara de nuestro país; nadie esperaba que sucediera esta situación. La nación polaca, sin embargo, sintió que con este pontificado cambiarán muchas cosas. Pero las visitas del Papa no solo trajeron feroces discusiones con su pueblo, sino que también estaba listo para defender sus creencias y criticar a los polacos por la forma en que siguieron algunos de los cambios.
No estoy seguro de si Karol Wojtyla, como persona, significó tanto para los polacos. Cuando venía de visita a Polonia, siempre mantenía su enfoque informal cuando hablaba de su pasado o cuando discutía cosas con la multitud. Bromeó fácilmente con los jóvenes, en la ventana de la Casa del Obispo de Cracovia, contando, por ejemplo, la historia del ciudadano de Cracovia que fue a Roma y no regresó y se preguntaba si alguien se molestó en buscarlo allí.
Durante su visita en 1999, Juan Pablo II pronunció uno de sus discursos más bellos de la historia. Durante la reunión en Wadowice, casi se saltaría la parte oficial a favor de recordar sus momentos en la ciudad, cuando era un niño. Su interacción con la multitud fue increíble, ya que cada frase suya fue respondida por el estímulo de contar más. Habló sobre su escuela, amigos, teatro, pastel favorito o simplemente describió qué edificios estaban ubicados alrededor de Wadowice. Estaba en ese momento en el centro de Cracovia, pero podía escuchar cada palabra, gracias a los altavoces que estaban dispersos por el casco antiguo.
Para mí, como para muchas personas, fue obvio que Juan Pablo II está allí ... y siempre estará allí. Cuando revisé algunas noticias en Internet que anunciaban su mala condición física, no me preocupé mucho, estaba seguro de que lo superaría. Era consciente de que todos mueren cuando llega el momento adecuado, pero Karol Wojtyla parecía ser inmortal. Pero cuando las malas noticias nos rodearon, quedó claro que se acercaba el momento adecuado para Juan Pablo II.
Todavía recuerdo esos 2 días durante los cuales todos los polacos sintieron casi lo mismo. Cuando iba en autobús por el centro, escuchaba las actualizaciones sobre su condición, gente hablando, llorando, cantando cerca de la Casa del Obispo. Parecía que con el momento de la muerte del papa polaco el mundo llegará a su fin.
El 2 de abril de 2005 sonaron todas las campanas de la iglesia en Cracovia. Todos se dieron cuenta de que Polonia se había quedado huérfana sin el polaco más grande que uno pudiera imaginar.
Una cosa que seguramente nunca olvidaré es que algunos de mis amigos, que afirmaban ser ateos, me dijeron cuánto extrañarían a nuestro Papa. Toda la televisión dejó de transmitir programas a favor de mostrar películas y documentales relacionados con la vida de Juan Pablo II. Incluso los portales de internet se pondrían en blanco y negro para cuando se anunciara el dolor nacional.
Durante el día del funeral, se programó el feriado bancario, para que todos tuvieran la oportunidad de verlo en la televisión. Miré por la ventana ... aunque vivo en un barrio lleno de gente de Cracovia, no había una sola persona en la calle. Parecía que el mundo se detuvo por un momento, para derramar una lágrima por la gran pérdida que estábamos experimentando.
Incluso después del funeral de Karol Wojtyla, las calles estaban cubiertas de velas. Podrías simplemente notar que sucedió algo inusual. Aunque ya han pasado años después de la muerte del Papa, estoy seguro de que todavía está presente en nuestros recuerdos y en nuestra vida cotidiana. Como sucede con las grandes personas, Juan Pablo II no nos dejó al morir: todavía se lo recuerda y valora por quién fue y por lo que hizo.

Instrucciones De Vídeo: 1978 Habemus Papa Polaco - Juan Pablo II - Vida de Karol Wojtyła de Wadowice Cracovia (Noviembre 2022).