Cómo memorizar las Escrituras
Como cristianos, necesitamos no solo aprender la palabra de Dios, sino también poder citar las Escrituras que nos ayudarán a mantenernos fuertes en espíritu en nuestra vida diaria. Tener las Escrituras almacenadas en la memoria nos ayuda a poder levantar a otros en momentos de tristeza o problemas. La Biblia tiene una respuesta para todas las complejidades de la vida. Te sorprenderá lo útil que es tener las Escrituras disponibles para ayudarte a mantenerte en el camino correcto.

Lo más importante para comenzar a guardar las Escrituras en la memoria es el compromiso de leer la Biblia constantemente y tener un plan. Piense en su horario diario y encuentre el tiempo que puede reservar para leer la palabra de Dios y ese es el momento en que comenzará a reunir las Escrituras para memorizar.

Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a comenzar.

Mientras lees la Biblia, ten a mano un bloc de notas y anota las escrituras que creas que te dan fuerza, poder, paz, alegría o comprensión del plan de Dios. Luego puede volver a escribirlos una y otra vez hasta que se vuelva automático en su mente. La repetición funciona!

Lee la Biblia en voz alta. Ahora estás viendo la Palabra, oyendo la Palabra y hablando la Palabra. Todos tus sentidos están siendo utilizados. No solo escribe y reescribe, sino que lo dices en voz alta y repítelo para continuar enviándolo a tu memoria, sino también para dejar que se hunda en tu espíritu.

Encuentre un momento en su actividad diaria para repetir las Escrituras. Un buen momento es recitar las Escrituras en su mente mientras se cepilla los dientes por la mañana y por la noche o recitar en voz alta mientras se ducha o se baña.

Publique sus escrituras favoritas en una nota adhesiva en el espejo de su baño, su calendario o en su computadora para alentarlo a leerlas una y otra vez cada vez que vea la nota. También puede escribirlos o escribirlos a mano en una bonita cartulina y enmarcar sus favoritos también.

Haga que leer su Biblia sea parte de la vida cotidiana, si es posible, lea la Palabra a primera hora de la mañana cuando se levante. Tener escrituras comprometidas con la memoria continuará alimentando su mente y espíritu cuando las emergencias o los inicios tardíos le impidan leer.

Una vez que haya memorizado algunos pasajes de las Escrituras, se sorprenderá de la frecuencia con que los usa en su espíritu o los ofrece como consejo a amigos, compañeros de trabajo y familiares. ¡La Palabra de Dios es el mejor consejo que cualquiera puede dar!

¡Dios bendiga!

Instrucciones De Vídeo: 3 maneras fáciles de memorizar las Escrituras (Septiembre 2020).